Haz de tu baño un espacio seguro para toda la familia

El cuarto de baño es uno de los lugares de la casa en el que más accidentes ocurren, siendo los resbalones y caídas los más comunes y los que mayor número de lesiones causan, en especial con los miembros más vulnerables de la familia como son los niños o los adultos mayores.

Pese a que mantener la seguridad del hogar no sea una tarea fácil, a través de pequeñas acciones e incorporando los elementos adecuados, podrás hacer de este espacio un lugar más seguro, evitando accidentes en tu familia. Estas pequeñas acciones que reducen la posibilidad de un accidente en el cuarto de baño son las siguientes:

Platos de ducha con espacio de secado: ya sea porque suframos una discapacidad física permanente o temporal (por ejemplo, la inmovilización de una pierna como consecuencia de una lesión o de un accidente), o por un embarazo, nuestra movilidad puede verse reducida sustancialmente, lo que nos obliga a adoptar medidas especiales para estar seguros y estables en el baño. En estas circunstancias, no cabe duda de que, a efectos de seguridad, resulta más recomendable instalar un plato de ducha que una bañera, más aun teniendo en cuenta que hoy en día las mamparas suelen ser más alargadas con el objetivo de secarte del todo sin salir del espacio.

Con la instalación de Valiryo en la ducha estaríamos asegurando una doble finalidad: garantizar no sólo un secado integral sino también la seguridad en el secado, al evitar los movimientos bruscos para acceder al secado de zonas difíciles del cuerpo, ofreciendo al usuario una sensación de confort y relajación permanente.

Antideslizantes: Las caídas en la zona de la ducha pueden generar golpes y heridas, en ocasiones de gravedad, por ello siempre se recomienda colocar tapetes antideslizantes dentro y fuera del área

Barras de seguridad: Se trata de un elemento de gran utilidad, sobre todo cuando en casa tenemos niños o adultos mayores, el cual no tiene por qué romper la armonía en tu baño, pudiendo seleccionar la que mejor se adecué a tus necesidades y al diseño de tu espacio.

Suelos secos: Con una acción tan sencilla como mantener seco el suelo fuera de la zona podrás evitar resbalones y caídas al entrar y salir de la ducha.